27 diciembre 2020

LA POESÍA PERSA DE SANAZ DAVOODZADE FAR

José Sarria

“Camino sobre palabras muertas” Sanaz Davoodzade Far Cute Killa Press (2018)


“Camino sobre palabras muertas” es la primera entrega poética de la escritora y artista teatral iraní, residente en Luxemburgo, Sanaz Davoodzade Far, traducida del persa al árabe y al español (pasando por el inglés), por Tive Martínez y revisado por el poeta y traductor iraquí, Abdul Hadi Sadoun.

La palabra poética no es cosa menor en Persia, pues cobra, desde tiempo ancestral y hasta nuestros días, suma importancia en toda la región del Oriente Próximo. En la actual ciudad de Basora, existió un mercado de la poesía, el mercado del Mirbab, lugar al que “acudía la gente de lugares muy lejanos a comprar, vender, aprender o criticar la poesía”, según el poeta Muhsim Al-Ramli, y en la Arabia preislámica, en la pequeña aldea de Ukaz, cercana a la Meca, se celebraba anualmente la feria de la región, en la que una de las actividades más destacadas era la competición poética; el ganador gozaba del privilegio de ver su qasida grabada en letras de oro sobre pieles que se colgaban en los muros de la Kaaba, de donde surgieron las Mu´allaqat.

Desde el primer verso de la poetisa mesopotámica Enheduana, pasando por el poema sumerio de Gilgamesh, el poema babilónico del Enúma Elish, los poetas clásicos persas: Omar Khayaam (creador de las universales Ruba´iyyat) y Rumi (compositor del Masnavi Espiritual, segunda composición religiosa en importancia, tras el Corán), hasta la reciente poetisa iraquí Nazik al-Malaika que revoluciona toda la tradición secular poética oriental con su poema en verso libre, La cólera, la poesía se convierte en un elemento esencial en la conformación social de los pueblos de esta vasta región.

Y, en este contexto, derivado de su ingente alfaguara literaria, aparece la obra de la poeta persa, Sanaz Davoodzade Far, heredera de ese hialino caudal por donde han transitado obras tan inmarcesibles como las de Jalil Gibran, Nizar Qabbani, Mahmud Darwish, Amin Maalouf, Ali Ahmad Said Esber “Adonis”, Tahar Ben Jelloun, Mourid Barghouti o Naguib Mahfuz (Premio Nobel de Literatura).

La suya es una obra concentrada en poemas muy breves, que a veces lindan con el aforismo donde, desde un proceso discursivo dicotómico: muerte/resurrección, dolor/júbilo, ausencia/presencia, reflexiona sobre los asuntos de la vida y la existencia, si bien el amor se erige como el eje axial de esta propuesta estética: “Solo puedo traducirte a través de las caricias” o “Cuando despierto, te encuentro / en mi imaginación. / Incluso cuando muera, estarás / en mi imaginación”.

El proceso de deconstrucción o desolación, encuentra su corolario en el deseo por la ansiada libertad, que la llevará a elaborar magníficas metáforas y espléndidos modelos representativos: “Estoy sola. / ¿Y quieres enterrar todo el ruido de esta avenida dentro de mí?” o “Llevo el dolor grabado en el cuerpo con caracteres sumerios. / Encontrarás mi dolor en un museo”, junto al júbilo que significa gozar de la alegría de la existencia: “Moriría por… / daría la vida… / Mejor les invito a tomar té. / Yo quiero la vida para vivir”.

Una poesía libre, plena, elaboraba al amparo de construcciones breves, pero turgentes, donde los versos ligeros se suceden de forma abrupta, sorpresiva, que invitan a deslizarse por el poema (y a lo largo de todo el texto) sin dificultades de ningún tipo. Una obra inquieta, emotiva, precisa, ágil y sutil, elaborada desde un cuidadoso verso en prosa, que apuesta por la esencialidad, tal y como ha reflexionado el poeta italiano Paolo Ruffilli: “He aquí mi sueño de escritor: quitar peso, el mayor posible, a mi escritura... Por una ley de lo inversamente proporcional: cuanto más bajo es el tono, tanto más alto es el efecto”.

Sanaz ha llegado para traer la luz, desde su propio asombro, para nombrar lo que permanece en silencio: “Cuando no puedo salir, / dibujo un caballo. / El sonido de sus pasos se escucha / entre los colores. / Es un dibujo / que nadie puede refrenar”; ese silencio místico que se encuentra, incandescente, en la llama de la palabra poética: “Ser o no ser / la cuestión es un gran error”, al amparo de una voz singular, sin epigonalismos; una mirada fundante que se crece, que se magnifica en la depurada meditación o en la vaporosa intuición, antes que en la afirmación, el testimonio o la ilación: “Para llegar a ti, / camino sobre palabras muertas”.

Hay lugar en este poemario para la contemplación del mundo, de su mundo, un entorno que deviene en poco hospitalario: “Nací bajo el zumbido de las balas. / Los proyectiles son parte de mi familia”, un territorio donde, según la poeta: “Si vienes a vivir aquí a los veintipocos, cumplirás los sesenta / en solo un año”; espacio al que se enfrenta, pero no a modo de conflicto o combate, sino para alcanzar a establecer, desde esa mirada reflexiva y apreciativa que acompaña a todo acendrado escritor, una reinterpretación fundante bajo el compromiso ético y estético, para hacer del momento histórico que le ha tocado vivir un tiempo dignificado y hermoso, rehabilitándole “su primigenia y herida doncellez, pensando en la soñada plenitud mítica virginal de una añorada Edad de Oro”, tal y como ha señalado el profesor Carlos Clementson. Y, así, lo escribe nuestra poeta: “La Paz sea contigo. / Ofrécele una taza de té. / Dale calma y dile / que no sea testaruda. / No podemos luchar / contra todo el mundo”.

Es la de Sanaz una poesía luminosa, aunque doliente, pero sin sombras; una  poesía que va brotando, cadente, melódica, desde el espacio en blanco de la memoria y que acabará por construir un poemario armónico y pleno de significado acerca de todas las cosas “que importan  y que nos hacen perdurables”, tal y como ha escrito el poeta malagueño José Infante.

Este es el territorio portentoso, el continente mágico de una poeta, su ensueño y fantasía, su desbordante imaginación que se nos ofrece áurea y frutal, gracias a su prodigiosa palabra iluminada.

 

 

Web patrocinada

Unicaja Obra Social

SALUDA PRESIDENTE

Saluda Presidente Manuel Gahete

Manuel Gahete.

Últimos premiados