16 junio 2018

JAIME ALONSO VÉLIZ PRESENTA SU ÚLTIMA NOVELA.



El pasado día 7 de junio, a las 20,00 h. el escritor y socio de ACE-A, Jaime Alonso Véliz, presentó en el  IES Miguel Fernández de Melilla,  una nueva novela “¡AY, SI EL MUERTO HABLARA…!”, contando en dicho acto con la presentación de la profesora de Lengua y Literatura, Dª Laura Cano.

SINOPSIS Y BREVE COMENTARIO DE LA NOVELA

Una tarde de noviembre, a mediados del siglo pasado, Tomás, un vecino de un pequeño pueblo de la Vieja Castilla, conocido por el Tenorio, ha aparecido ahorcado en el pajar de su casa. Al conocerse la luctuosa noticia, los vecinos acuden al lugar de la tragedia para acompañar a la familia, velar su cuerpo durante toda la noche y, de paso, saciar la curiosidad que produce este tipo de sucesos.

El pobre Tenorio, con la cara desencajada por la cruel agonía que ha debido padecer, yace sobre la cama de la alcoba conyugal observando las diferentes reacciones de las personas que han invadido su casa, percibiendo la profunda tristeza en la que se hayan sumidas y sintiendo el cariño y el dolor con el que le recuerdan; para éstas tiene palabras de consuelo y gratitud. Sin embargo, reprocha y critica con dureza la actitud de quienes disimulan su odio y su rencor con lisonjas fingidas. 

Se trata de una novela dialéctica de corte costumbrista, que aborda el tema de la Condición Humana. Una obra de  estructura concéntrica, cuyo tema central es el largo monólogo del protagonista, un muerto, alrededor del cual gira todo lo que sucede durante las horas que dura el velatorio,  hasta que es enterrado.

Si en Cinco horas con Mario, era un vivo el que manifestaba sus sentimientos, en esta ocasión será un muerto el que manifieste lo que está sintiendo, oyendo y viendo a su alrededor. Por un lado, su familia y amigos, que sufren su pérdida: por otro lado, una serie de personas que le han criticado duramente en vida por la licenciosa vida que llevaba, pero que en estos momentos le adulan por eso del qué dirán. Un hecho muy frecuente que define a la mayoría de las personas del mundo rural, de mediados del siglo pasado, como una sociedad llena de prejuicios y excesivamente recelosa, en la que la hipocresía era casi un modus vivendi, sobre todo en los pueblos pequeños, donde la gente actuaba movida por un recalcitrante fariseísmo y por absurdos convencionalismos y formulismos, nacidos de la incultura, caldo de cultivo de muchos de sus males. Y unos personajes, cuyos vicios y farisaico comportamiento son el paradigma  de una sociedad rural inculta, falaz, ancestral y aferrada al atavismo.

Y a pesar de lo terrible que puede resultar este momento de profunda tristeza, en el que las horas se suceden lentas, lúgubres, agónicas, llenas de dolor…, el ambiente no puede ser más excéntrico y esperpéntico. El absurdo y lo verosímil, el humor y lo trágico se mezclan, con el fin de mostrar la realidad de la sociedad rural de la España profunda, oscura y llena de prejuicios, de hace más de medio siglo. Una época, en la que las personas se alimentan de discursos patrióticos propiciados por un Gobierno dictatorial y se ven obligadas a obedecer y seguir los estrictos mandatos y soflamas de una Iglesia dogmática y represora que predica desde los púlpitos de las iglesias el miedo e infunde terror en una sociedad, en la que predominan la doble moral, el fariseísmo, el engaño y el temor al qué dirán, elementos de los que se valen las mentes obtusas, incultas y débiles para sobrellevar la injusticia y el abuso  que les impone la implacable y represiva Iglesia y el opresor caciquismo impune, aspectos que gestan el caldo de cultivo que alimenta el rencor, la envidia, el odio y la venganza  en el ser humano.

 

 

 

Web patrocinada

Unicaja Obra Social

SALUDA PRESIDENTE

Saluda Presidente Manuel Gahete

Manuel Gahete.

Últimos premiados