26 febrero 2018

EL LIBRO DEL MAL AMOR (DE ANTIMITOS Y ANTIHÉROES)

Paloma Fernández Gomá


Antes de tratar a fondo el libro de Luis Alberto, cronista oficial de la ciudad de Algeciras, amigo, poeta, escritor y gran estudioso de la Numismática. Quisiera recordar el libro de El buen amor, siglo XIV y libro emblemático de nuestra literatura. Obra heterogénea donde se citan diversos contenidos: fábulas, alegorías, cantigas de ciego, entre otros. En este libro podemos leer la derrota de Doña Cuaresma y la  entrada triunfante  de Don Amor, héroe que da lugar a una relación entre caballería y amor. En este episodio se mezcla el héroe con el antihéroe, en plena alusión al subtítulo del libro de Luis Alberto del Castillo: (de antimitos y antihéroes).

Manteniendo el tinte autobiográfico del Arcipreste de Hita, al que se le atribuye la autoría del libro,: Luis Alberto del Castillo abre las páginas del Libro del mal amor, haciendo un recorrido personal, pasando por diversos estados de ánimo, vivencias, amistades, familia y citando personajes mitológicos para reseñar biografías de conflictos interiores o episodios vividos.

En el subtítulo podemos leer de Antimitos y antihéroes, resultado de las reflexiones que Luis Alberto hace a todo lo largo del libro desde su conciencia, observando aquello que rodea nuestro mundo, bien sean los adelantos de la ciencia, internet o los drones capaces de ejercer tareas humanas. Hablamos de avances que determinan nuestro tiempo, pero nuestro autor examina estos logros junto a los grandes males de nuestro mundo actual: las bombas napalm de Vietnam, el terrorismo o las minas antipersonas. Es una reflexión callada y certera que se respira en muchos de los poemas.

Esta introducción es antesala para acercarnos al interior del libro e ir desglosando sus partes.

No cabe hablar del lenguaje y la sintaxis, pues se mantienen  como en todas las obras anteriores de Luis Alberto, impecables, dando muestra del buen hacer de nuestro escritor.

Los poemas aparecidos en el libro datan de diferentes fechas, algunos de ellos premiados. La prosa también está presente, aunque de forma aislada.

El libro es la crónica de todos los momentos vividos por Luis Alberto del Castillo poeta, licenciado en Derecho y Graduado en Geografía e Historia, Cronista Oficial de Algeciras, exdirector del Instituto de Estudios Campogibraltareños, Profesor emérito de Ciencias Empresariales y Relaciones Laborables, también fue Profesor de la UNED.

El libro contiene más de doscientas páginas y está dividido en dos partes, que a su vez se dividen en otras dos.

La primera parte Tiempo, da un marcado carácter temporal o la crónica de lo vivido, a la que aludíamos anteriormente. La historia y la mitología aparecen hermanadas, también se recogen escritos en prosa como los relatos El Conjurado o El embrión olvidado. Poemas como El regreso o Acinipo forman parte de este apartado: Las ruinas que se muestran presentes en la antigua ciudad romana de Acinipo, inspiran estos versos: “ Por su poros graníticos brotan los versos,/Medea, Las Nubes, Edipo Rey,/o es la sangre. Negra en la tierra de su anfiteatro,/abundante en el mediodía de tus juegos gladiatorios./”

En otros versos y esta vez en los referidos al poema El regreso, se nos habla de cómo se retorna  del Hades, tal y como podemos leer en algunos versos del poema: “Te lo pido postrada ante ti, crónida Hades/en las puertas de la laguna Estigia, yo,/Penélope, Reina y Señora de Ítaca./”

En ambos poemas deducimos el retorno de estados yermos a la vida. Penélope pide volver a ver a su amado rey , y la ciudad en ruinas revive en el tiempo, invitando a leer su pasado.

En el poema Esmalte, describe las no bondades que nos ha dejado el siglo XX: “No caben grandilocuencias/ni héroes ni tiranos/siglo prodigioso y cruel/película inacabable/en la que comparten créditos/asesinos, sabios, víctimas/diluidas las voces cándidas/en el hedor de la muerte”.

Si bien hemos de reseñar en el libro cierto sabor épico en algunos de sus poemas, tal es el caso de Decálogo de sangre, donde podemos leer: ”Nada está resuelto guerreros/llegáis del lejano Occidente/hasta estas tierras/donde Alejandro soñara un cosmos/sujeto a su hegemonía”.

“Polvo de huesos, médulas resecas/nada está resuelto. Guerreros/de Oriente y de Occidente, tiranos leales/arena sucia sobre los sueños macedónicos”.

En el apartado Presencias, dentro de esta primera parte, aparecen muchas personas conocidas del autor, así como sus padres.

La segunda mitad del libro se denomina Memoria del Dron, donde la tecnología es el eje principal. Tierra sin tiempo es el segundo apartado dentro de la segunda mitad del libro donde los poemas son muy variados con poemas como Lilith, (primera mujer de Adán según la biblia apócrifa), ella es el origen del amor: “Esa fue nuestra historia de amor eterno, de odio eterno/encuentros y desencuentros; tinieblas y luz, sangre y besos/que han escrito como han querido, mal y al revés/.

Mercado de esclavas, en homenaje a Helmut Newton fotógrafo del glamur y la seducción; este poema está dedicado a Domingo F. Faílde: “Rubia de trigo maduro,/nariz respingona, breve;/ya han caído pamela, capa/ y vestido; calzado alto/ realza tu desnudez”.

En el poema, Hubo aquí gente: ”Los fuegos de las montañas/ en las cimas avisaban por la noche/cuando la Luna, un disco rojo,/ se elevaba sobre el gigante que duerme/tintando la Bahía y sus arenas”. Versos en clara alusión a la Bahía y a  su historia anterior, a los recuerdos que se ocultan en la arena y a civilizaciones perdidas.

El libro se cierra con el poema La habitación oscura. Poema que cuenta la experiencia del autor ante el ictus que padeció. Cuando todo es tiniebla y la razón se nubla detrás de los ojos. Nada es real. La ficción parece pasearse detrás de la mirada que se nubla. Una experiencia muy amarga que ha marcado la conciencia de Luis Alberto. Es este poema testigo de una experiencia y en él podemos leer:

“He soltado los hilos de cobre

he dejado la imagen negra

he navegado hasta Annabel Lee

y he realizado la navegación

siempre peligrosa y ardua

hasta llegar a Annabel Lee

seguro puerto en donde morir.

HE ESTADO ALLÍ DONDE TODO ES LUMINOSO…

Prosigue el poema y cierra el libro con esta sensación de continuar a pesar del destino y sus hados. Vencer la tiranía, vencer el ictus y seguir, siempre seguir mostrando la vida. Esta es la experiencia de la que nos hace cómplices Luis Alberto desde sus versos, desde su poemas, que son imanes adheridos a la vida, en todas sus vertientes: amor, tiempo, figuración, leyenda, historia, misterio y personajes mitológicos que presencian hechos reales desde la imposible lejanía a la que nos hace llegar Luis Albero a través de las páginas de este libro, El Libro del mal amor.

 

 

Web patrocinada

Unicaja Obra Social

SALUDA PRESIDENTE

Saluda Presidente Manuel Gahete

Manuel Gahete.

Últimos premiados