30 abril 2017

ESPACIOS OBLICUOS O LA HUELLA IMPRESCINDIBLE DE UNOS PIES DESNUDOS

Ramón Martínez López


A veces, en el arco de ramas del almendro se oculta la poesía que profetiza el verde de los valles; la poesía que abre los caminos desde la llanura del agua hasta el habitáculo de las ánimas, convirtiéndose en plegaria y refugio de oración vertida en horas de paz.

Así es la poesía de Paloma Fernández Gomá. Este es el germen de unos Espacios Oblicuos donde se desvanecen todas las incógnitas, donde se anuncia la aventura del reencuentro.

Y es que, nadie sabe mejor que Paloma, esta poeta madrileña afincada en Algeciras, que en el origen del tiempo tembló el mar, que la oscuridad acaba debilitando la herencia del hombre y que la luz de la tarde se precipita sobre nuestros sentidos trashumantes, anegando leyendas de agua al clamor de naufragios entonados por esta juglar del mar.

Entonces, sólo entonces, por arte del verso, el tiempo queda detenido, anhelando un futuro que duerme en el limo, al borde de la madrugada.

No puede haber más belleza en la derrota de los puertos sin nombre o en la sangre recién cortada de las mareas, que acaricia la piel de las olas.

No puede haber más belleza, repito, en los horizontes de ámbar y lumbre o en las ascuas de sombras, que siembran el camino de las orillas al son de himnos proclamadores de horas nuevas.

Porque, al fin y al cabo, Paloma ha sabido descifrar una verdad inmutable y nada tangible: ese iris de las estrellas donde habita la madrugada; esas lamas incandescentes que se ciernen sobre el horizonte; esas huellas imprescindibles de unos pies desnudos; y, cómo no, ese eclipse que nubla la imagen y es preludio de clarividencia y luz.

En suma, con Espacios Oblicuos aprehendemos el universo lírico de una poeta que domina, como pocos, su oficio.

Una poeta, para la que la poesía forma parte del ADN de la naturaleza humana.

Una poeta, que reconoce y entiende que todos estamos comprometidos, por “amor al arte”, con lo que de eterno o imperecedero nos habita.

Una poeta que, gracias a la poesía, ha sabido extender su simiente, transformado orillas que han de trascender.

 

 

 

 

“Espacios oblicuos”

Paloma Fernández Gomá

Editorial Devenir (Madrid)

 

 

 

 

 

Web patrocinada

Unicaja Obra Social

SALUDA PRESIDENTE

Saluda Presidente Manuel Gahete

Manuel Gahete.

Últimos premiados